¡¿ Y QUÉ, SI NO SOMOS MADRES?!

No os asustéis, que no he regalado a mis tres polluelos, pero esta semana tenemos ESTRELLA INVITADA, mi gran amiga de la infancia MARIOLA MENA, mi compi de Latín, griego, mi compañera en las noches de fiesta y en las mañanas de playa, donde nos tostábamos al sol, para convertirnos en las reinas de la noche (o eso pensábamos que iba a pasar) que de vez en cuando teníamos novios amigos, o amigos novios, y es que aunque yo adore a mis hijos, no todos mis amigos tienen porque pensar igual que yo, a veces hay otras opciones, otros puntos de vista, todos respetables, siempre que no sean ofensivos o dañinos, y aunque yo creo que ella sería una genial madre, ella piensa que con sus hijos perrunos tiene más que suficiente, así que no me enrollo más y os dejo con su magnifica escritura, y otro punto de vista. Os dejo también los enlaces a sus blogs, que aunque hace tiempo que no mueve, son geniales, como ella.

http://marioleando.wordpress.com

http://sinperrosenlalengua.marioleando.es

¡¿ Y QUÉ, SI NO SOMOS MADRES?!

Hola. Aquí Mariola. Y, no, no quiero ser madre. Al menos de momento. Porque sí, porque aunque hablemos poco y se nos escuche menos somos muchas las mujeres que a temprana o avanzada edad, ¡eso qué más da!, tomamos la decisión de no dejar rastro de nosotras antes de que nos llegue la hora de mudarnos al otro barrio al que tarde o temprano acabamos trasladándonos tod@s y cada un@ de nosotr@s por mucho que nos empeñemos en no querer hacerlo porque estemos muy bien donde ahora estamos. Y es que la eternidad no existe pero la libertad sí y en lo poco o mucho que vayamos a estar en este mundo tenemos el derecho (y la obligación) de decidir si queremos perpetuar nuestra especie en el planeta o si, por el contrario, preferimos ceder el protagonismo a otras personas para que sean ellas las que se compliquen la existencia en el arduo, abrupto y arriscado camino que lleva a conseguir este difícil cometido para el que no tod@s estamos preparad@s. Será que somos más conformistas y transigentes o, dicho de otra manera, más gandulas y zánganas porque preferimos una vida relativamente fácil sin más preocupaciones ni complicaciones que no sean las nuestras propias. Ésas como las de quedarnos dormidas por la mañana y llegar tarde al trabajo, quemar la comida mientras cocinamos y no tener nada más en la nevera, morir de hipotermia en la ducha después de quedarnos sin butano en la bombona, descubrirnos un grano de pus en la mismísima punta de la nariz, no poder pagar las facturas y llegar a duras penas a fin de mes e, ¡importante!, sobrevivir a las resacas de los fines de semana que por supuesto ya no son lo que eran ni volverán a serlo muy a nuestro pesar. Será que lo que somos es egoístas porque no tenemos ni la más mínima intención de privarnos de nada que podamos permitirnos para que sean otr@s l@s que disfruten por nosotras. Que queremos barra libre de cubatas los viernes y los sábados, un paquete de tabaco a la semana, esas cervezas de los domingos con amig@s al sol de una terraza, un buen fondo de armario aunque no sea de ropa de marca, comidas y cenas fuera de casa con mantel de tela y vino servido en copa y escapadas de fin de semana y, si se puede, viajes de esos en los que se necesita pasaporte, se atraviesan fronteras y se sufre de jet-lag. Caprichos los llaman. A veces sólo es miedo a lo desconocido y a no ser lo suficientemente valientes como para descubrirlo, otras es simple incertidumbre por no saber a ciencia cierta si seremos buenas madres para nues@s hj@s, otras muchas es pura inseguridad ante nuestra capacidad para proporcionarles una educación con la que se conviertan en personas de las que mañana nos sintamos orgullosas y satisfechas y otras tantas únicamente desconfianza en que podamos cambiar suficientemente el presente para que puedan vivir dignamente en un futuro. Y a veces es todo, que no es poco sino más bien mucho. Pero lo que de verdad pasa es que algunas mujeres no hemos recibido la llamada de la maternidad ni hemos sentido el despertar del reloj biológico porque nuestro móvil tiene las llamadas entrantes restringidas y para colmo de males nuestra alarma no suena sino que hiberna así que… ¡está la cosa como para despertarse y mucho menos para plantearse ser madre! ¿Y qué, si no somos madres? A todas las madres. Especialmente a Rebe, amiga y madre. Madraza. ¡GRACIAS!

Tercer embarazo, cosas que no te cuentan

www.trisfoto.com
www.trisfoto.com
charlas con Tris

Bueno ya os comuniqué nuestro nuevo embarazo, del que no podemos estar más felices, ya sabéis que fui usando los test de ovulación (sólo los dos meses esos, porque al igual que las otras veces llegó pronto). Esta vez debo reconocer que por una vez no hubo dos sin tres, ya que con mis otros embarazos esperé una semana de retraso, si si digo bien clarito, UNA SEMANA, para hacerme las pruebas, con el primero estaba convencida de que lo estaba y además que llevaba niño, con el segundo ni me lo olía a pesar de tener la experiencia previa, aunque ya cuando fueron pasando los días de retraso la sospecha comenzó a ser mayor jeje y con éste debo decidir que mi instinto de bruja volvió, me hice la prueba antes de la primera falta, unos días antes dio negativo, pero yo sabía que estaba embarazada, a pesar de no tener ningún síntoma evidente (sí consulté todas las páginas, blogs, videos de YouTube, y todo lo que encontré para ver si eran imaginaciones mías, pero una vez más, puedes leer cosas semejantes a tu situación, pero la triste realidad es que cada una es como es, cada cuerpo es diferente y cada embarazo también lo es). Igual que con Luca estaba convencida de que era un niño, e incluso lo soñé, con este estaba convencida de que era nena, aunque todo apunta a que no va a ser así. Yo en el fondo sigo teniendo la esperanza de que se hayan equivocado, la esperanza es lo último que se pierde, sobre todo porque ya no voy a tener más, y estaría guay tener alguien en mi bando jeje.

Bueno, debo confesar que incluso llegué a hacer test de estos que hay que te dan probabilidades de embarazo, que visto con perspectiva que narices sabrá una máquina, pero las mujeres por regla general somos así de desesperadas e impacientes. Bueno pues el día de antes me dio positivo el test y el mismo día que tenía que venirme la regla, lo confirmamos. Estábamos encantados y yo en algunos momentos acojonada (creo que esta vez fue este hecho el que me hizo darme cuenta de que estaba embarazada del tercero), y nuestros hijos también, bueno el mayor, el pequeño no se entera mucho aún, aunque es el que más rato está en mi barriga, acariciándola y besándola, así que imagino que se dará más cuenta de lo que pensamos.

Lo primero que hay que hacer nada más enterarte de que estas embarazada es concertar cita con tu ginecólogo o con tu médico de cabecera para que te pasen con la matrona. Es importante cumplir con todas las visitas y citas, así como informarte de todo lo que tu creas necesario, yo en el primer embarazo estuve muy perdida con tema lactancia y parto y demás, y tuve una cesarea innecesaria y una lactancia y post parto increíbles y estupendos, pero no siempre es así, y a veces no obtenemos la preparación necesaria, yo os aconsejo que busquéis grupos de apoyo, o que preguntéis a alguna amiga o familiar cercano que pueda ayudaros (vuestras madres o suegras puede que no valgan aquí, las cosas han evolucionado mucho, y puede que sus ideas sean un poco más anticuadas).

El martes asistí a unas charlas para embarazadas que se impartían en el estudio fotográfico de mi amiga Tris fotografía, http://www.trisfoto.com, Tris lleva haciéndome fotos desde que me quedé embarazada de Luca y es la encargada de capturar los momentos importantes de nuestra creciente familia.

Pues bien, impartieron unas charlas gratuitas donde nos juntamos unas cuantas embarazadas, y nos explicaba como fotografiar a nuestros bebes en casa, el cuidado que hay que tener y que luego dio paso a una matrona, Pilar, y a María José, de Nubalia http://www.gruponubalia.com quienes nos estuvieron hablando de algo tan importante y tan olvidado como es el post parto. Es como el capítulo de Friends donde Rachel se da cuenta de que ha leído mucho sobre el embarazo, algo sobre el parto y absolutamente nada sobre que va a pasar después. Pues esto es lo mismo, qué pasa después. Yo tuve un gran post parto en ambos casos, y debo confesar (tal y como compartí en la charla) que se debió a mi marido, que es un gran padrazo. Yo estuve arropada y apoyada al 100{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289} por él, nunca me cuestionó, ni a mi ni las decisiones que yo tomaba con respecto a la lactancia, que a fin de cuentas recaía sobre mí dicha «responsabilidad» él me iba a apoyar decidiese lo que decidiese, y así fue, hay gente que «quiere hacer participe» a su pareja dando el biberón, a mi esto me parece un argumento poco sostenible, porque hay mil cosas que el padre puede hacer, como bañarlos, acunarlos, piel con piel, y después dar la alimentación complementaria. Si tu no quieres dar el pecho, ole tú, es tu decisión y tu hijo, pero no lo justifiques con esos argumentos (y que conste que no estoy juzgando a nadie, cada uno sabe lo mejor para sí mismo o su familia, pero nadie se va a sentir menos padre por no dar el bibe unos meses). Lo importante que decíamos en la charla es no aislar al padre, a lo que yo contesté, yo no he tenido un hijo, he formado una familia con mi marido y él es tan padre como soy yo madre, y nosotros nos complementamos y estamos los dos a una (eso no quiere decir que de vez en cuando no nos mandemos a paseo). Hay que buscar apoyo siempre, en un familiar, amigo, pero en especial en tu pareja, y aunque este se vea un poco torpe, como decían las chicas de nubalia no aislarle, hay que ayudarle y no decirle que lo hace mal, aunque lo haga, ya aprenderá, yo había momentos en que solo mi marido los podía calmar. Igualmente si no tienes pareja busca a alguien de tu confianza, familiar o amigo, o incluso alguna doula o matrona de las que te ayudan en el post parto, es genial y no te vas a sentir tan agobiada al principio.

Igualmente todo lo que no te apetezca que pase el día del parto y posteriores es mejor dejarlo claro antes del día X, a mi me fastidió muchísimo que encima que tuve que aguantar una cesárea que no me esperaba, y que me separasen de mi marido y mi hijo, bajar y que hubiera gente en la habitación, que además no nos dejaron a los tres solos en ningún momento, ni un instante de felicidad, y debo decir que incluso hablándolo, tampoco lo tuve en mi segunda innecesaria, aunque en este caso el residente que me acompañó a la habitación y tras oír mis lamentos, amablemente les invitó a abandonar la habitación para dejarnos unos instantes a solas, y yo se lo agradecí en el alma. Hay mucha gente que cree que tiene que ir a cumplir, y no es así. Yo tuve la suerte de parir en Madrid y la familia estaba lejos, así que solo los más cercanos estuvieron conmigo y solo una de mis mejores amigas me visitó en ambas ocasiones preguntando previamente si venía, y obviamente no inmediatamente después de dar a luz. Pero te aseguro que en esos momentos no vas a poder echar a nadie ni decir nada, y luego te arrepientes, y mucho (al menos en mi caso), así que si estas embarazada habla con tu pareja y familia y acuerda lo que te apetezca y si vas a visitar, pregunta primero, es mejor no molestar por que no a todo el mundo le apetece.

Así que es importante que te informes en el embarazo no sólo del propio embarazo y parto, sino también del post parto, de lo que te apetece hacer, hablar las cosas y sobre todo guiarte de tu instinto, te van a dar mucho consejos, algunos sin pedirlos, te van a importunar con comentarios inapropiados, que ni vienen al cuento ni te interesan, a mi personalmente nunca me ha molestado que embarazada me hayan contado embarazos macabros o malos partos, pero entiendo que puede ser algo no muy oportuno, y además bastante inapropiado.

Yo durante mi primer embarazo me leí QUE ESPERAR PUEDES ESPERAR CUANDO ESTÁS ESPERANDO  https://www.amazon.es/gp/aw/s/ref=is_s_ss_i_0_12?k=libro+que+esperar+cuando+estas+esperando&prefix=libro+que+es en este embarazo no lo he mirado, y a día de hoy quizá me decantaría más por entrar a páginas como El Parto es Nuestro  https://www.elpartoesnuestro.es , o cualquiera de partos respetados, aunque lo cierto es que este libro te cuenta lo que sucede o puede suceder en cada momento del embarazo, como se encuentra tu bebé, y puede estar interesante en ese sentido.

Mi mejor amiga me recomendó otro libro que luego también me confirmó otra gran amiga mamá, del pediatra Carlos González, que se llama BÉSAME MUCHO, https://www.amazon.es/B{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}C3{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}A9same-mucho-criar-hijos-Vivir/dp/848460585X y que mi amiga Sonia acabó regalándome la trilogía COMER, AMAR, MAMAR también de Carlos González, y que influyeron en mi manera de ver la comida y a los bebés https://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss?__mk_es_ES={96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}C3{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}85M{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}C3{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}85{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}C5{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}BD{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}C3{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}95{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}C3{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}91&url=search-alias{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}3Dstripbooks&field-keywords=comer{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}2C+amar{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289}2C+mamar aquí te ayuda a ver las cosas desde otra perpectiva, sin obsesionarte todo y razonándolo. Hay otros libros como el de Estivill que tengo amigos y conocidos que han aplicado y están tan contentos, pero a mi dejar a mi hijo llorando y sufriendo en una cuna y yo al lado escuchándolo, no va conmigo la verdad. Yo al final no he cumplido ni un 80{96d6b6354658a759716ce8f440cad3b426879b664b11885bc2b8fd3bd7448289} de las cosas que iba a hacer antes de ser madre, y además siempre se es mejor padre antes de tener hijos.

Si quieres reírte un rato también me han recomendado, pero aún no he leído:  39 SEMAMAS Y … LAS EXPERIENCIAS DE UNA MADRE NOVATA http://www.39semanas.com esta es su página donde además del libro podrás ver otros post.

Y como algo que si he notado en este embarazo es mi falta de concentración y mi memoria de pez, iré escribiendo y contando cosas del embarazo según me vaya acordando, aunque algún día igual voy dando saltos de aquí para allá.

Hace ya algún tiempo….

Hace ya algún tiempo que vengo sin entrar, pero ya estoy de vuelta y esta vez para quedarme. Debo reconocer que desde entonces han pasado muchas cosas, la más importante sin duda es comunicar (aunque lo hicimos a través de Facebook, Twitter y de Instagram) que en diciembre, si todo sale bien, volveremos a ser papás por tercera vez, y estamos muy emocionados. Ya estamos de 17 semanas, y aunque no se ve muy claro todavía, por ahora todo apunta a que tendremos tres colitas por casa, a lo cual debo reconocer que yo me siento un poco triste (dentro siempre de un contexto, soy muy afortunada por ser madre, por cumplir mi sueño de tener tres hijos, que los dos que tengo son preciosos y están muy sanos, y espero que igual con el que venga) pero por supuesto me hubiera encantado poner lazos, vestidos y jugar un poco más a cosas de nenas (aunque a mis hijos les gustan las muñecas y carritos y las cocinitas, pero prefieren los coches, las cosas de Los Vengadores, y jugar a lo bruto).

Debo reconocer que este embarazo está siendo el mejor de los tres, los dos primeros fueron bastante duros y sufrí hiperémesis gravídica, vomitando día y noche y llegando a pesar de 12 semanas unos 48 kilos. En el primer trimestre me diagnosticaron tiroides, en un grado muy bajito pero me están dando medicación y parece que al menos funciona, y aunque sigo teniendo náuseas durante todo el día, al menos son llevaderas, y si vomito, pues sigo como si nada, y no tengo esa necesidad imperiosa de seguir vomitando como en los otros dos. Y menos mal, porque no sólo yo lo paso mal, mi marido, mi madre, mis hijos…. mi familia y amigos de verdad, también se preocupan y se lo hago pasar fatal. Así que este pequeñín se está portando requetebién.

imagen del libro 39 semanas
imagen del libro 39 semanas

Pero siendo yo y habiendo pisado hasta 20 veces urgencias en los otros embarazos, tampoco iba a ser esto moco de pavo jeje, al menos urgencias sigo sin pisarlas, pero la alergia estuvo a punto de acabar conmigo, no podía tomar nada porque aún era el primer trimestre, y este año me vino bastante fuerte, además de unirse al fallecimiento de mi yaya, una de las personas importantes de mi vida y con la que me he criado, me provocó una fuerte rinosinusitis, que me afectó a la boca, al ojo y al oído izquierdo, los dientes me dolían como si se me fueran a caer todos de golpe, al final tuve que ir al otorrino y pese a mi pena tomar una semana antibiótico, porque el moco estaba bajándome a los pulmones.

Así que todas estas cosas se me han ido sumando y han ido haciendo que me cueste sentarme a escribir, a pesar de que en muchos momentos digo, venga ahora es el momento, ya estoy un poco mejor, pero más vale tarde que nunca, y que mejor marco que ahora. estando en mi adorada Alicante, de vacaciones, con mi familia y amigos, que mis chicos me llevan loca (a veces en el mal sentido de la palabra),  así que vamos a proseguir con las entradas en el Blog e intentar que nada nos frene.

Por otro lado comentar que finalmente anulamos la compra del coche, ya que no cumplieron con los plazos estipulados y además les dio bastante igual, cuando compramos el coche no estaba aún embaraza y cuando lo cancelamos ya estaba de tres meses, y el coche seguía sin estar pedido a fábrica, así que seguimos a la caza de otro coche familiar en el cual quepan tres sillitas de bebe, y con espacio suficiente para los cinco. Hemos estado un tiempo sin buscar nada, cabreados con la situación, pero yo siempre digo que todo pasa por algo, y eso será porque algo mejor nos va a suceder jeje, así de optimista soy yo, y mi marido ya está otra vez manos a la obra con sus estudios de mercado y buscando coches.