Los deberes es un tema, que tanto para detractores como para sus seguidores (no vamos a llamarles amantes, que suena fatal), está a la orden del día. Y a pesar de que entidades internacionales como la OMS, reconocen que cada vez existen más casos de estrés infantil relacionado con el tema de las tareas extraescolares, sigue siendo una realidad latente. En España, aunque cada vez hay más cambios, siguen manteniendo la cultura de los deberes como algo necesario, importante y muy valioso.

Yo recuerdo no tener ningún problema cuando tenía que hacer deberes, excepto en 5º de EGB donde la carga de los mismos, me ocupaba prácticamente toda la tarde. La profesora pensaba que si estabamos ocupados haciendo eso, no nos distraeríamos de nuestras obligación.

Pero esto está llegando al punto, en el que los niños son obligados a hacer una cantidad tan abrumadora de deberes, que no tienen tiempo para nada más. Cenan, se duchan y hacen deberes. Y dónde está su tiempo para jugar, para divertirse, para pasarlo bien…

Existe una petición recogida en la Plataforma Change.org que denuncia esta carda de tareas que sufren en España los niños. Según esta plataforma, “no existe justificación para que un niño dedique tantas horas de su tiempo tras la jornada escolar a realizar tareas, muchas veces de forma mecánica, y que difícilmente fomentan competencias”.

También desde Ceampa,  la Confederación Española de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos,  afirman que no existe una relación entre el volumen de trabajo y los resultados académicos. Que más deberes no van a implicar mejores resultados.  El informe PISA, dice que los alumnos que hacen los deberes sacan mejores notas, que no los que no lo realizan, pero el hecho de tener un mayor número de tareas, no implica mayor rendimiento académico.

Desde algunos colectivos y asociaciones, como la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos, se defiende que el exceso de deberes supone una falta de tiempo para otras actividades necesarias durante la infancia, como jugar con amigos (habilidades y relaciones sociales) o practicar algún deporte (diversión y hábito saludable).

Teniendo tantas tareas, repitiendo lo que hacen en el colegio, que además es aburrido, tedioso y nada motivador, acaban logrando el objetivo contrario al requerido, y es que el niño pierda el interés en aprender, que a fin de cuentas es el objetivo final de ir al colegio, además en muchos casos solo acrecentará un impulso hacía el fracaso escolar. El niño no está motivado, no está emocionado, está perdido, aburrido y falto de interés.

Pero si tú no quieres que los deberes se conviertan en un sufrimiento para toda la familia, no quieres que tú hijo pierda el interés por aprender, quieres que tus hijos sigan emocionados y motivados cuando adquieren nuevos conocimientos y además no quieres trasmitirles todo tu malestar relacionado con el tema de hacer tareas cada vez que vuelvan a casa. Si en definitiva quieres tener unas tardes tranquilas, aprendiendo en familia pero jugando, y que las horas se conviertan en tiempo de calidad con tus hijos en lugar de un sufrimiento continúo, TIENES QUE DARLE LA VUELTA al tema DEBERES.

En el Taller DEBERES SIN SUFRIR vamos a conseguir:

  1. Que las tardes cambien de ser un sufrimiento, a pasar tiempo de calidad de con tu familia.
  2. Que consigas organizar la tarde, los deberes y al resto de la familia. Y además enseñarás a tus hijos cómo lo pueden ir haciendo ellos.
  3. Que el momento de los deberes sea un momento esperado por todos.
  4. Que la zona de estudio se transporte a cualquier habitación, cocina, baño, al jardín, al supermercado, al parque… vamos a crear laboratorios improvisados
  5. Que tu hijo sienta emoción por aprender
  6. Vamos a ayudarlos a “negociar” o hablar con los profesores y el colegio para poder realizar este cambio de deberes.
  7. Vamos a aprender a relativizar un poco las cosas y a priorizar.
  8. Vamos a acompañar a nuestros hijos en este proceso, que sienta que no está solo.
  9. Vamos a conseguir HACER DEBERES SIN SUFRIR
  10. Vamos a DIVERTIRNOS Y APRENDER JUGANDO, ya que les robamos tantas horas de juego, convirtamos los deberes en lúdicos.

 

Este taller se impartirá ONLINE el jueves 11 de octubre a las 22.00 horas (Madrid) y podrá verse offline también, además si accedes a él antes del 30 de septiembre te beneficiarás de una oferta de lanzamiento, y podrá ser tuyo solo por 37€ y si eres familia numerosa tienes un 10% adicional.  https://rebecarojo.thrivecart.com/untitled-product-2/

Y estará a vuestra disposición siempre que lo necesitéis.


admin

ABOUT ME Me llamo Rebeca tengo 35 años y soy mami por partida doble, pero como se dice por ahí, NO HAY DOS SIN TRES y en estos momentos estamos emprendiendo la búsqueda de nuestro tercer cachorro. Mis pequeños tienen casi 4 y 2 años. Estudié Derecho en la Universidad de Alicante, estuve en Lovaina (Bélgica) con una Beca Erasmus y también en Bologna (Italia) con otra Beca. Posteriormente, me vine a Madrid a cursar un Máster de Derecho de Familia , y tras trabajar un año en el propio despacho que realizaba el Máster y posteriormente con otro profesor del mismo, decidí opositar y dejar la abogacía, veía incompatible las horas de trabajo con el hecho de tener niños. Y tras prometerme con el que hoy es mi marido y sopesar los pros y contras, y varios inconvenientes con la oposición como fueron un embarazo con múltiples vómitos e ingresos, y una congelación de las mismas, hicieron que me convirtiera en mamá a tiempo completo. Y aunque la gente piense que tengo tiempo para muchas cosas, no es cierto, no me sobra el tiempo, es más, en ocasiones pediría más horas al día, como la mayoría de las madres y las mujeres en general, pero creo que escribir este blog es una vía de escape, y de compartir mis experiencias y las de mi familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 18 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.