Hace ya algún tiempo que vengo sin entrar, pero ya estoy de vuelta y esta vez para quedarme. Debo reconocer que desde entonces han pasado muchas cosas, la más importante sin duda es comunicar (aunque lo hicimos a través de Facebook, Twitter y de Instagram) que en diciembre, si todo sale bien, volveremos a ser papás por tercera vez, y estamos muy emocionados. Ya estamos de 17 semanas, y aunque no se ve muy claro todavía, por ahora todo apunta a que tendremos tres colitas por casa, a lo cual debo reconocer que yo me siento un poco triste (dentro siempre de un contexto, soy muy afortunada por ser madre, por cumplir mi sueño de tener tres hijos, que los dos que tengo son preciosos y están muy sanos, y espero que igual con el que venga) pero por supuesto me hubiera encantado poner lazos, vestidos y jugar un poco más a cosas de nenas (aunque a mis hijos les gustan las muñecas y carritos y las cocinitas, pero prefieren los coches, las cosas de Los Vengadores, y jugar a lo bruto).

Debo reconocer que este embarazo está siendo el mejor de los tres, los dos primeros fueron bastante duros y sufrí hiperémesis gravídica, vomitando día y noche y llegando a pesar de 12 semanas unos 48 kilos. En el primer trimestre me diagnosticaron tiroides, en un grado muy bajito pero me están dando medicación y parece que al menos funciona, y aunque sigo teniendo náuseas durante todo el día, al menos son llevaderas, y si vomito, pues sigo como si nada, y no tengo esa necesidad imperiosa de seguir vomitando como en los otros dos. Y menos mal, porque no sólo yo lo paso mal, mi marido, mi madre, mis hijos…. mi familia y amigos de verdad, también se preocupan y se lo hago pasar fatal. Así que este pequeñín se está portando requetebién.

imagen del libro 39 semanas

imagen del libro 39 semanas

Pero siendo yo y habiendo pisado hasta 20 veces urgencias en los otros embarazos, tampoco iba a ser esto moco de pavo jeje, al menos urgencias sigo sin pisarlas, pero la alergia estuvo a punto de acabar conmigo, no podía tomar nada porque aún era el primer trimestre, y este año me vino bastante fuerte, además de unirse al fallecimiento de mi yaya, una de las personas importantes de mi vida y con la que me he criado, me provocó una fuerte rinosinusitis, que me afectó a la boca, al ojo y al oído izquierdo, los dientes me dolían como si se me fueran a caer todos de golpe, al final tuve que ir al otorrino y pese a mi pena tomar una semana antibiótico, porque el moco estaba bajándome a los pulmones.

Así que todas estas cosas se me han ido sumando y han ido haciendo que me cueste sentarme a escribir, a pesar de que en muchos momentos digo, venga ahora es el momento, ya estoy un poco mejor, pero más vale tarde que nunca, y que mejor marco que ahora. estando en mi adorada Alicante, de vacaciones, con mi familia y amigos, que mis chicos me llevan loca (a veces en el mal sentido de la palabra),  así que vamos a proseguir con las entradas en el Blog e intentar que nada nos frene.

Por otro lado comentar que finalmente anulamos la compra del coche, ya que no cumplieron con los plazos estipulados y además les dio bastante igual, cuando compramos el coche no estaba aún embaraza y cuando lo cancelamos ya estaba de tres meses, y el coche seguía sin estar pedido a fábrica, así que seguimos a la caza de otro coche familiar en el cual quepan tres sillitas de bebe, y con espacio suficiente para los cinco. Hemos estado un tiempo sin buscar nada, cabreados con la situación, pero yo siempre digo que todo pasa por algo, y eso será porque algo mejor nos va a suceder jeje, así de optimista soy yo, y mi marido ya está otra vez manos a la obra con sus estudios de mercado y buscando coches.


admin

ABOUT ME Me llamo Rebeca tengo 35 años y soy mami por partida doble, pero como se dice por ahí, NO HAY DOS SIN TRES y en estos momentos estamos emprendiendo la búsqueda de nuestro tercer cachorro. Mis pequeños tienen casi 4 y 2 años. Estudié Derecho en la Universidad de Alicante, estuve en Lovaina (Bélgica) con una Beca Erasmus y también en Bologna (Italia) con otra Beca. Posteriormente, me vine a Madrid a cursar un Máster de Derecho de Familia , y tras trabajar un año en el propio despacho que realizaba el Máster y posteriormente con otro profesor del mismo, decidí opositar y dejar la abogacía, veía incompatible las horas de trabajo con el hecho de tener niños. Y tras prometerme con el que hoy es mi marido y sopesar los pros y contras, y varios inconvenientes con la oposición como fueron un embarazo con múltiples vómitos e ingresos, y una congelación de las mismas, hicieron que me convirtiera en mamá a tiempo completo. Y aunque la gente piense que tengo tiempo para muchas cosas, no es cierto, no me sobra el tiempo, es más, en ocasiones pediría más horas al día, como la mayoría de las madres y las mujeres en general, pero creo que escribir este blog es una vía de escape, y de compartir mis experiencias y las de mi familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.